Voy A Volver…

Cuenta la leyenda (inventada por mi) que….

Hace aproximadamente 255.980 años, existió una señora cuyo nombre era “Espiris” Ella, sabia absolutamente todo sobre la muerte, y al estar tan interesada, cuando falleció, ella antes de morir dijo: “Voy a Venir” Entonces, murio esa señora y despues de 75 dias (75 años tenia cuando murio) La familia de Espiris sentia que estubo una semana con una prescencia extraña, sin saber porque decian que definitivamente habia alguien en aquella casa cuya muerte de Espiris fue ahi.. Cientificos aprobaron la creencia, era algo increible, que hasta ese año, nunca jamas habia sucedido… Si! Era Espiris, se acuerdan de cuando murio, que dijo “Voy a Venir”, se cumplio.. Espiris no se veia ya que habia muerto, pero hacia ruidos daba señales e intentaba decir que esta ella alli y no una cosa rara e increible.. Sin dar mas vueltas, Gracias a eso, cientficos aprobaron que eran seres muertos viniendo a la tierra porque murieron con algo que les falta.. Desde ahi fue algo muy raro, pero empezaron a aparecer mas, y mas criatutas muertas reportandose.. Pero, solo lo que escuchaba la gente era “Tus” Los cientificos aprobaron que esto estaba pasando, y decidieron ponerles nombres a esos seres.. a lo que los llamaro: Espiritus.. Porque Espiritus? Porque conbinaron el nombre del primer ser muerto en la tierra con vida (Espiris) Y formaron ESPIRI, y tambien combinando la palabra que ellos decian, TUS, asi los llamaron ESPIRITUS…

Epic Fail

Estaba haciendo un experimento en el aula que era de llenar media botella con vinagre y ponerle bicarbonato adentro de un globo y abrocharlo al pico de la botella.. Resulta que el globo se tendria quw haber inflado, pero ami, se me pincho por el costado y salio vinagre y mojo el piso, despues se me pincho el globo y moje toda la mesa con vinagre, y tapaba el pico de la botella porque tenia miedo que explotara ;-; No esta bien explicado pero la cosa es que me llene de olor a vingre ;-;

la niña rica

una vez hubo una niña rica
que tenía todo era muy
feliz pero un día sus padres
pagaron una deuda del banco
y se quedo pobre unos
días pero sus padres levantaron
una empresa y se hicieron ricos
otra vez.

Moraleja

no cuesta caer si no levantarse

Acampada pasada por agua

Un día llegamos al páramo, íbamos a acampar y se hacía tarde. Ya acabaron de armar pero como ahí había estado mojado porque había llovido, se traspasó el agua a la carpa. Bueno, yo tenía mucho frío y le dije a mi papi que regresáramos al carro porque tenía frío y encima estaba medio mojada.

Mi papi dijo que bueno, pero como ya eran las 7 de la noche nos perdimos mientras caminábamos. Y aunque mi papi alumbraba el camino, no nos dimos cuenta que había un laguna y nos caímos. Y esa laguna estaba helada.

Pasaron muchas cosas más, pero lo más gracioso es que me perdí, me caí y me mojé más de lo que ya estaba.

Leyenda de los aluxes

Los aluxes son los dueños del monte. Todo lo que hay en el campo es de ellos. Si quieres que tu milpa crezca grandota y muy bonita, debes hacer un trato con ellos; pero si no cumples lo que prometiste ta va mal.

Cuentan los antiguos que los aluxes querían hablar con Dios. Por eso comenzaron a crear las montañas: para llegar al cielo. Sólo que no están perdonados, por eso nunca llegan. No pueden llegar al cielo. Están condenados a vivir en las montañas.

Los aluxes son chiquitos, como niños, pero tienen los pies volteados. Por eso cuando uno piensa que se está alejando de un alux, porque camina en dirección contraria a lo que indican las huellas de sus pies, en realidad va uno a su encuentro. Allí, el alux te está esperando…

Kusick

Kusick era el cuadragésimo octavo hijo de Zeus. Una vez lo mandaron preso por haber tomado de más y como castigo lo enviaron a la isla de los árboles vivientes de tres ojos. Cuando llegó a la isla en su barco escoltado por sus tripulantes, fue arrojado y abandonado allí; cayó al suelo, se levantó rápidamente y nadó lo más rápido posible para llegar al barco pero éste se había alejado bastante. Cuando supo que no podría alcanzarlo se rindió y volvió a la isla para buscar comida, refugio y ramas para hacer fuego.

De repente Kusick escuchó ruidos de unos pasos muy fuertes; del susto empezó a mirar para todos lados para ver qué producía ese sonido, y como no lo puedo descubrir dejó de averiguar; pero el sonido no dejaba de escucharse. Entonces se asustó y decidió ir a cenar a su refugio.

Súbitamente una sombra deforme se acercaba lentamente y el monstruo que provocaba esa sombra deforme irrumpió en el refugio y se lo llevó cargándolo en sus hombros. Kusick le dijo desesperadamente:

¿Qué haces conmigo? ¿Por qué haces esto? ¿Qué eres?

El monstruo le respondió directamente:

Te llevo a nuestro lugar de castigos porque has quemado ramas y hojas para calentar tu cuerpo. Soy un árbol viviente de tres ojos, guardián de la isla, ¿listo? ¿Terminaste con tus preguntas?

No, no he terminado. Entonces el árbol viviente de tres ojos le dio un golpe y Kusick se desmayó. Cuando se despertó se dio cuenta que estaba atado con lianas muy resistentes. Empezó a mirar para todos lados a ver si encontraba algo filoso con qué romper las lianas; halló una piedra afilada, la agarró, rompió las lianas y se escapó. Se escondió en un buen lugar, donde no lo encontraría nadie.

Kusick desde entonces comenzó a hacer señales de humo para que lo rescatasen ya que se habían olvidado de ir a buscarlo. Desde entonces, cuando se ve que desde la isla sale humo de una chimenea de volcán, se dice que es Kusick pidiendo que los rescaten.

La tortuga y el Águila

Una tortuga que se recreaba al sol, se quejaba a las aves marinas de su triste destino, y de que nadie le había querido enseñar a volar.

Un águila que paseaba a la deriva por ahí, oyó su lamento y le preguntó con qué le pagaba si ella la alzaba y la llevaba por los aires.

– Te daré – dijo – todas las riquezas del Mar Rojo.
– Entonces te enseñaré al volar – replicó el águila.

Y tomándola por los pies la llevó casi hasta las nubes, y soltándola de pronto, la dejó ir, cayendo la pobre tortuga en una soberbia montaña, haciéndose añicos su coraza. Al verse moribunda, la tortuga exclamó:

– Renegué de mi suerte natural. ¿Qué tengo yo que ver con vientos y nubes, cuando con dificultad apenas me muevo sobre la tierra?

Moraleja: Si fácilmente adquiriéramos todo lo que deseamos, fácilmente llegaríamos a la desgracia

El Árbol Mágico

Hace mucho mucho tiempo, un niño paseaba por un prado en cuyo centro encontró un árbol con un cartel que decía: soy un árbol encantado, si dices las palabras mágicas, lo verás.

El niño trató de acertar el hechizo, y probó con abracadabra, tan-ta-ta-chán, supercalifragilisticoespialidoso y muchas otras, pero nada. Rendido, se tiró suplicante, diciendo: “¡¡por favor, arbolito!!”, y entonces, se abrió una gran puerta en el árbol. Todo estaba oscuro, menos un cartel que decía: “sigue haciendo magia”. Entonces el niño dijo “¡¡Gracias, arbolito!!”, y se encendió dentro del árbol una luz que alumbraba un camino hacia una gran montaña de juguetes y chocolate.

El niño pudo llevar a todos sus amigos a aquel árbol y tener la mejor fiesta del mundo, y por eso se dice siempre que “por favor” y “gracias”, son las palabras mágicas.